Posts Destacados 

Futbol y elección presidencial

25/06/2018

 


RICARDO ROJO

Si los candidatos presidenciales lo desconocen, en cambio sus asesores sí deben saber que seis de cada diez mexicanos son aficionados al futbol (www.fmf.com.mx/encuestas), y por eso aconsejan a los presidenciables que, en medio de la fiebre mundialista que inició el 14 de junio y concluye el 15 de julio de 2018 en Rusia, hagan declaraciones aprovechándose de los inesperados triunfos de la selección nacional.

En sus aspiraciones por sentarse en la silla presidencial y llegarle a los adormecidos sentimientos de los electores, unos y otros hacen suyo los avances del equipo tricolor de Televisa. Ricardo Anaya suelta: “Así vamos a ganar nosotros también, con fuerza, con entusiasmo y con muchísima determinación”; José Antonio Meade declara: “Que nadie se confunda; en las elecciones no hay invencibles”, “no que no”, “¡claro que se puede!” y López Obrador no se queda atrás: “Es una muestra de lo que están hechos los mexicanos, y así como ganó el día de hoy la selección, va a seguir ganando México”. (Datos de La Jornada, 18/junio/2018).

El futbol soccer es el deporte preferido de las multitudes en todo el mundo; los aficionados de cada país acuden semana a semana a los estadios para apoyar a sus equipos, y la mayoría de la gente -por lo menos en México- lo ve por televisión. Los dueños del planeta invierten sumas millonarias para sostener equipos profesionales en cada una de las principales ligas -208 en total– (dato de la FIFA), y obtienen ganancias exorbitantes en el comercio de jugadores, en la venta de todo tipo de productos y en los promocionales de campeonatos nacionales, continentales y mundiales. La Federación Internacional de Futbol (FIFA) es la transnacional deportiva que da rostro, autoridad global y plusvalía a los capitalistas, mediante la organización de competencias regionales previas a cada campeonato mundial, y en México es la Federación Mexicana de Fútbol, filial de Televisa y otras empresas, la que se queda con el 0.7 % del producto interno bruto que se genera en el mercado (La Economía, página electrónica, “El futbol desde el punto de vista económico”).

El futbol como deporte que mueve multitudes, no debía ser calificado como “opio de los pueblos”, robándole a Carlos Marx la definición sobre las religiones al servicio de los poderosos. El futbol, “en su aspecto rudimentario”, se sabe que nació en las entrañas de algunos de los pueblos más antiguos de la humanidad; en China, allá por el siglo III a.n.e., se practicaba para solazar sus tiempos libres, aunque tardíamente se reconozca su origen como tal en las islas británicas en 1863 (FIFA.com, “Los orígenes”) y los dueños del mundo, como todo lo que huele a dinero, lo fueron convirtiendo en un gran negocio. Negocio para acrecentar sus capitales y para embrutecer el espíritu de las masas trabajadoras.
En la tierra, más de la mitad de la población, es decir 3 mil 500 millones de personas, son aficionadas al futbol (Luis Eugenio Todd, “El futbol es el opio del pueblo”, Milenio, 14/junio/2014) y en México suman 74 millones, lo que representa una cifra nada despreciable para hacer campaña electoral.

Sin embargo, a los aficionados les importa un bledo quién se apropia de las ganancias de este súper negocio y no racionalizan el papel del futbol como parte de la superestructura económica -aduciendo a los clásicos del marxismo-. Para los gobiernos de cada país, el futbol se ha convertido en un instrumento de control de multitudes y adormecedor de conciencias. El tema del futbol divide opiniones que se dirimen en acalorados y etílicos ambientes, pero no forma parte fundamental de los planes estatales del régimen. La formación deportiva del mexicano, así como su formación artística y científica, son apenas temas marginales que no han merecido defensas sustanciales de ninguno de los candidatos; es más, la política educativa de los neoliberales (léase reforma educativa) desprecia profundamente los contenidos en esas disciplinas.

Por eso señalo el uso político oportunista, que los candidatos hacen de este deporte sin que se atrevan -para no molestar a los empresarios- a cuestionarlo en su esencia y a proponer un proceso de largo plazo que rompa con el perverso manejo del futbol como negocio y como instrumento de enajenación.

Mientras a Televisa y ricos de este país y del mundo no opongan los intelectuales progresistas, los trabajadores del arte y de la educación un proyecto cultural de hondo calado, seguirán aprovechándose de la ignorancia de las masas para propagar las ideas decadentes y consolidar el poder de las clases dominantes, y seguirá teniendo razón el gran crítico futbolero mexicano, Luis Villoro, que advirtió que: “La verdadera alineación del tri está hecha de cerveza, refrescos y galletas. Mientras nadie toque a esos protagonistas, los que sudan en la cancha serán prescindibles” (Balón dividido), o el crítico uruguayo futbolero, Eduardo Galeano, que señala que la razón al estar “Poseída por el futbol, la plebe piensa con los pies, que es lo suyo, y en ese goce subalterno se realiza. El instinto animal se impone a la razón humana, la ignorancia aplasta a la cultura, y así la chusma tiene todo lo que quiere” (¿El opio de los pueblos?). La mera verdad, no hay candidato valiente que quiera enfrentarse a esos monstruos, porque así se gobierna sin sobresaltos.

ricardorojo7819@yahoo.com.mx

http://www.facebook.com/ricardorojo.3367 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

¡Fortaleciendo nuestra organización para la lucha junto a la clase obrera y las masas populares!

03/12/2019

1/10
Please reload

Posts Recientes 
Please reload

Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
  • Frente Popular Revolucionario
  • fprmx
  • fpr_mx
  • Frente Popular Revolucionario