Posts Destacados 

¿Cuauhtémoc o Moctezuma?

27/08/2018


 


RICARDO ROJO

Para mala fortuna de los seguidores acríticos de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el título del artículo nada tiene que ver con la historia prehispánica de México, menos con la ocasional polémica sobre la forma de gobernar de Moctezuma (en náhuatl, “hombre que se hace temer y respetar”) y Cuauhtémoc (“águila que desciende y se posa”).

Se trata, ni más ni menos, de dos personajes contemporáneos de la vida política nacional, ambos ex priístas, que tomaron caminos diferentes y que siguen provocando comentarios: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (CCS) y Esteban Moctezuma Barragán (EMB).

CCS abandonó las filas del PRI en 1987, tras considerar que ese partido había abandonado los principios que le dieron origen en la Revolución Mexicana. En 1988 se enfrentó a Carlos Salinas de Gortari por la presidencia de la república, ganó las elecciones, pero le orquestaron un cibernético fraude desde la Segob, en ese entonces regenteada por el hoy converso Manuel Barlett Díaz. Desde entonces, Cárdenas mantiene una fuerte crítica a las políticas neoliberales, lo que lo llevó en 2014 a renunciar a su militancia en el Partido de la Revolución Democrática.

Moctezuma tiene un negro historial político. En su biografía debe aparecer necesariamente con el mote de “El aniquilador” que le adjudicó el subcomandante Marcos en 1995, cuando en representación del entonces presidente Ernesto Zedillo, siendo secretario de gobernación, acudió a la selva Lacandona para entrevistarse con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y tratar de pactar un Acuerdo de Paz, que traicionó al enviar a cientos de soldados a la selva para capturar al Consejo Indígena o aniquilar al EZLN. En aquel momento, el sub Marcos le dijo “Nos vemos en el infierno”. EMB se alejó del PRI en el año 2000 -pues nunca renunció a ese partido- después de la derrota electoral de Francisco Labastida Ochoa frente a Vicente Fox. EMB sirvió a los intereses del empresario Ricardo Salinas Pliego en Fundación Azteca y regresa a la política, 18 años después, de la mano de AMLO para regentear la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En este punto es donde el título de mi artículo cobra fuerza, ¿Cuauhtémoc o Moctezuma?, por supuesto que Cuauhtémoc.


El señor Esteban Moctezuma Barragán tiene fama de hombre inteligente, letrado, educado, fino, pero no se atreve a ir más allá de sus limitadas visiones asistencialistas y de caridad; le gusta vivir bien y estar muy cerca de los hombres del poder y del dinero. En 1995, meses después de la ofensiva militar contra el EZLN, renunció “por motivos de salud” a su cargo como secretario de gobernación y en 2002 pretendió descargarse de su papel de emboscador, diciendo que fue su patrón Zedillo quien tomó “inexplicablemente” la decisión de “romper” el Acuerdo de Paz y “enviar al ejército”. Este es el personaje que dirigirá los 32 foros de consulta por un Acuerdo Nacional sobre la Educación que se inician en Chiapas este lunes 27 de agosto y concluyen en Oaxaca el 29 de octubre, ¿serán lugares casuales?

Para no ir muy lejos, Moctezuma escribió durante los últimos dos meses las siguientes perlas: “Gracias. Es lo único que puedo decir. El compromiso es que mi desempeño en la SEP confirme que valió la pena dejar Fundación Azteca por algo todavía mucho más grandioso”. (Siembra y cosecha, El Universal, 13/julio/2018). “Si queremos hacer las cosas bien, debemos incorporar la variable geográfica a las decisiones de inversión y desarrollo. Parece obvio, pero, por no hacerlo, surgieron conflictos como Tepoztlán, Atenco, La Parota o los generadores eólicos en Oaxaca”. (Se hace camino al andar, El Universal, 27/julio/2018). “Estamos viviendo una transición de terciopelo”, “La OCDE hoy ve un México con gran respeto por la participación electoral y la transición ejemplar”, “estamos muy orgullosos por ello” (Transición de terciopelo, El Universal, 24/agosto/2018).

Cárdenas difundió una carta (24/agosto/2018) que intituló El nuevo gobierno y lo que sigue (Proceso.com.mx), que por su contenido crítico de inmediato fue descalificada por los llamados AMLOvers. Algunos apartados señalan: “La amalgama ideológica abanderada por AMLO acompañó una propuesta electoral centrada en la corrupción”. “En ningún momento se hizo referencia a causas estructurales del sistema socioeconómico”. “Medios y analistas identificaron a AMLO y Morena como “la izquierda mexicana”, aunque no hay elementos del conjunto de su futuro gabinete , que permitan caracterizarlos como tales”: “Pragmáticamente López Obrador ofreció seguridades al capital financiero, empresarios, medios de comunicación y gobernantes de turno, en virtud de lo cual los poderes económico, político y mediático matizaron el discurso confrontativo y descalificador en su contra, allanando el camino”. “El mensaje de las y los votantes se perló con claridad: no queremos más de esto, llámese como se llame”.

Algún día sabremos las verdades de fondo que hoy no permiten la unidad entre AMLO y CCS; los abrazos y las sonrisas que se procuran son cumplidos políticos, probablemente para futuros planes, pero lo que queda claro por ahora, es que Esteban Moctezuma es un peligro para México, mientras que Cuauhtémoc Cárdenas es un peligro para los neoliberales del nuevo gobierno.

ricardorojo7819@yahoo.com.mx

http://www.facebook.com/ricardorojo.3367 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

¡Fortaleciendo nuestra organización para la lucha junto a la clase obrera y las masas populares!

03/12/2019

1/10
Please reload

Posts Recientes 
Please reload

Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
  • Frente Popular Revolucionario
  • fprmx
  • fpr_mx
  • Frente Popular Revolucionario