Posts Destacados 

Declaración Política de la Reunión de los Partidos y Organizaciones Marxista Leninistas de América Latina y el Caribe. REPALA

29/07/2019

Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista Leninistas – CIPOML
 


El análisis de la situación económica, política y social del continente americano, la discusión de cómo los marxista leninistas estamos actuando en esta realidad concreta y la definición de tareas y líneas de acción para avanzar en el proceso de organización de la revolución social del proletariado, ha convocado a la plenaria de América Latina de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas, CIPOML.

Los partidos asistentes, entre los que contamos con la presencia de nuestros camaradas de Turquía y Túnez, hemos tenido un fructífero debate, que nos ha permitido conocer y comprender mejor el escenario político-social en el que los trabajadores y los pueblos actúan y luchan.

Constatamos la profundización de procesos iniciados años atrás, que están provocando cambios en la correlación de fuerzas políticas a nivel de varios gobiernos y en el ámbito social. En varios países en los que se establecieron regímenes calificados como «progresistas», «alternativos», «socialistas del siglo 21» las facciones burguesas con posturas desarrollistas que los apadrinaron han perdido posiciones, tomando el relevo sectores tradicionales de la burguesía, abiertamente identificados con posiciones políticas de derecha.

Este fenómeno está abriendo las puertas para que el imperialismo estadounidense recupere espacios disputados por China, particularmente en aquellos sitios en los que es establecieron los llamados gobiernos progresistas. EEUU nunca perdió su hegemonía en la región, nunca dejó de ser el principal centro de comercio hemisférico y punto de salida de las mayores inversiones hacia la región. América Latina, como tomo el planeta, es escenario de disputas interimperialistas por el control de mercados. No solo EEUU o China tienen y defienden sus particulares intereses, también entran en juego Canadá, los países imperialistas de Europa, Rusia.

La ejecución de políticas neoliberales caracteriza el momento en la región. Las diferencias entre uno y otro país son mínimas en la forma cómo se ejecutan, pero las medidas y objetivos planteados son los mismos: elevar los niveles de explotación capitalista, a través de medidas y leyes que precarizan el trabajo, restringen y eliminan derechos sindicales; reducir los presupuestos estatales para sectores de la educación, salud, seguridad social; privatizar empresas estatales, con nombres y figuras que disfrazan esta realidad. En esencia, políticas que persiguen enriquecer aún más a sectores de la gran burguesía nativa, favorecer al capital financiero imperialista y remachar la dependencia extranjera.

Constatamos la agudización de graves problemas sociales. La migración tiene connotaciones y magnitudes nunca antes visto en nuestro hemisferio, que en el caso del éxodo que va hacia los Estados Unidos ha chocado con medidas reaccionarias implementadas por el gobierno de Donald Trump (y cumplidas también por algunos gobiernos en Centro América) que ponen en evidencia su pensamiento xenófobo, nacionalista, defensor de la supremacía blanca. Crece la pobreza, aumenta el desempleo y subempleo, se incrementa el número de personas sin acceso a educación, salud, vivienda; la violencia contra las mujeres también llega a niveles antes no vistos; la afectación al medio ambiente se expande de la mano de la política extractivista impuesta a nuestros países.

Graves problemas que no pueden ser entendidos sino en el marco de cómo el capitalismo organiza vida de la sociedad y la forma de reproducirse.

Estos fenómenos nos afirman en la convicción que la superación de estos problemas no pueden producirse en el marco del sistema imperante: el social-reformismo, el neoliberalismo, el «progresismo» y otras corrientes políticas burguesas no solo han fracasado cuando han estado en los gobiernos, sino que son directos responsables de lo que ocurre. Solo la revolución social del proletariado está en la capacidad histórica de resolver los graves problemas que aquejan a los trabajadores y los pueblos; solo la clase obrera en el poder podrá emancipar a la humanidad de la explotación capitalista, poner fin a la opresión y dependencia extranjera. Hacia ese propósito enfilamos el accionar de nuestros Partidos. Desarrollamos esfuerzos para mejorar nuestros nexos e influencia entre los trabajadores, los campesinos, la juventud, las mujeres.

Constatamos que el descontento y la lucha de las masas crece frente a las políticas antipopulares de los gobiernos, ante las declaraciones y acciones agresivas del imperialismo. Como organizaciones revolucionarias estamos en esos combates y nos proponemos incidir mejor en su conducción.

Hay fenómenos políticos en curso que, debido a su complejidad, requieren una especial mención. En Venezuela, los trabajadores y el pueblo continúan siendo víctimas de la agresiva política intervencionista del imperialismo estadounidense, de la Unión Europea y de gobernantes de países que se han sometido a esos dictados. Allí hay una grave crisis económica, política y social provocada por el bloqueo imperialista, el boicot de la derecha, la incapacidad del gobierno del PSUV-Maduro para atender y resolver los problemas de las masas, en el que actúa una tendencia neoliberal que empuja propuestas privatizadoras. En esta crisis intervienen también los intereses de otras potencias, como China y Rusia. Solo una política de independencia de clase permitirá a la clase obrera y el pueblo crear una propuesta auténticamente soberana y popular, de cara a la actual crisis. Llamamos a los trabajadores y pueblos de América Latina y el mundo a organizar acciones de solidaridad bajo la consigna El pueblo venezolano resiste y lucha contra la agresión imperialista.

El triunfo electoral de Jair Bolsonaro en Brasil -ferviente difusor de ideas ultra reaccionarias y fascistas, partidario de la utilización de mecanismos represivos y de grupos paramilitares a fin de lograr el control social- provocó que algunos sectores anuncien la llegada del fascismo a ese país y al continente. Bolsonaro cuenta con el apoyo del poder Judicial, de las Fuerzas Armadas, de la gran burguesía, sin embargo no ha podido cumplir su propósito porque los trabajadores, la juventud y los pueblos de Brasil han sabido responder en la calle las medidas antipopulares del régimen, poniendo al descubierto la contradicción entre el movimiento popular que lucha y las fuerzas fascistas.

Es evidente que a nivel mundial las ideas ultra reaccionarias se difunden y en algunos países ganan espacio. Es nuestra obligación desenmascararlas, desterrarlas del movimiento de masas en donde aparezcan.

A la derecha, a los defensores del capital los enfrentamos con la movilización de los trabajadores y los pueblos, esto nos plantea la necesidad de persistir en nuestras propuesta de unidad entre las fuerzas y movimientos de izquierda, en el movimiento social y popular. Unidad de los trabajadores y los pueblos por sus derechos, por democracia, por mejores condiciones materiales de vida, en contra de los planes neoliberales de ajuste; unidad contra el imperialismo y la derecha son propuestas que nos comprometemos a llevar a cabo, como una necesidad actual en el proceso de organizar la revolución social del proletariado. La lucha y combate al imperialismo supone, al mismo tiempo, desenmascarar las propuestas y acciones del socialreformismo y el oportunismo, en contra de la derechización y la fascistización.

Los pueblos luchan en todos los continentes, marcando la perspectiva del cambio social, de un nuevo mundo. Argelia y Sudán han sido escenario de combativas rebeliones populares que echaron abajo gobiernos reaccionarios y represivos, allí la lucha continúa por democracia, por derechos políticos, por la atención a la reivindicaciones populares; el pueblo boricua -en estos días- ha obligado la renuncia del corrupto Gobernador Ricardo Roselló, lucha en la que las banderas independentistas también estuvieron presentes. Para esos pueblos va nuestra solidaridad, así como para el pueblo haitiano que combate a diario contra el hambre, el desempleo, la corrupción… el olvido al que intentan someterlo. Estamos junto a los pueblos que en las Antillas aún viven sometidos al colonialismo.

La Reunión de los Partidos y Organizaciones Marxista Leninistas de América Latina y el Caribe rindió homenaje al camarada Osman, revolucionario internacionalista de Turquía fallecido hace poco y transmitió su solidaridad con los camaradas del EMEP. La reunión también conmemoró la formación de la Internacional Comunista, fundada por Lenin cien años atrás.

Partido Comunista Revolucionario de Bolivia
Partido Comunista Revolucionario - Brasil
Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista)
Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador
Partido Estadounidense del Trabajo
Partido Comunista de México (Marxista–Leninista)
Partido Comunista Peruano (Marxista-Leninista)
Partido Comunista del Trabajo – República Dominicana
Partido Comunista Marxista Leninista de Uruguay
Partido Comunista Marxista Leninista de Venezuela
Partido de los Trabajadores de Túnez
Partido del Trabajo de Turquía


Quito, julio de 2019
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Arnulfo Cerón Soriano ¡crimen de Estado!

21/11/2019

1/10
Please reload

Posts Recientes 
Please reload

Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
  • Frente Popular Revolucionario
  • fprmx
  • fpr_mx
  • Frente Popular Revolucionario