Posts Destacados 

A 6 años del crimen de Estado, justicia para Gustavo Alejandro Salgado Delgado


Han pasado 6 años del cobarde asesinato del Camarada Gustavo Alejandro Salgado Delgado, el 4 de febrero de 2015, en Ayala, Morelos, México, y seguimos luchando por justicia, exigiendo castigo para todos los autores materiales, castigo para todos los autores intelectuales, seguimos luchando por cambiar las condiciones materiales que hicieron posible su cobarde asesinato. Tuvieron que pasar 4 años, múltiples marchas, plantones, e infinidad de acciones por justicia, para que se detuviera y sentenciara a 4 de los autores materiales del asesinato, sin embargo, siguen libres e impunes más autores materiales del crimen, algunos de ellos son Adelaida Marcelino Mateos, Alfredo Marcelino Mateos, Gabriela Marcelino Mateos, y José Daniel Zúñiga Jiménez. También siguen impunes los autores intelectuales del asesinato, señalados públicamente por los autores materiales, dentro de estos asesinos esta José Manuel Tablas Pimentel y la familia de “Los Pimentel”, familia de caciques, ligada al crimen organizado, que ha mantenido por muchos años el control político y económico en el Municipio de Ayala y la Región Oriente del estado de Morelos.

El homicidio de Gustavo sacó a flote el modus operandi del poder político y económico en la Región Oriente de Morelos, su vínculo con el crimen organizado y las altas esferas del poder político y económico del país. La Región Oriente de Morelos, y en específico el Municipio de Ayala, ha sido un territorio con fuerte presencia del crimen organizado, vinculado territorialmente con el estado de Guerrero, compartiendo ambos estados el siguiente modus operandi: el crimen organizado está asociado o es también, el poder económico local y regional, y al mismo tiempo, el poder político; hacen uso de las policías y de grupos armados de delincuentes para imponer sus intereses, defender lo que ellos consideran su territorio o “plaza” y eliminar a los que consideran enemigos. Esta tan entremezclado el poder criminal con el económico y político, que a los opositores políticos y sociales los atacan y buscan eliminarlos como si fueran sus enemigos de otro cartel o banda del crimen organizado, el caso de Gustavo Salgado así lo prueba. La Familia Pimentel además de caciques políticos, fueron parte del Cartel de los Beltrán Leyva, el cual desde el 2005, recibía protección del General Salvador Cienfuegos (en ese entonces comandante de la Zona militar IX con sede en Guerrero), lo que garantizó el dominio casi absoluto de los Beltrán Leyva en Guerrero y Morelos, y una vez que este cartel se debilitó con el asesinato de su líder Arturo Beltrán Leyva, las familias criminales locales hicieron pactos con los nuevos cárteles y con los poderes políticos estatales y federales para mantener su poder e impunidad.

Desde la llegada de López Obrador al gobierno federal la lucha por justicia para Gustavo en Morelos se hizo más difícil. A partir de 2019 el Presidente Municipal de Ayala Isaac Pimentel Mejía alias “El junior” (periodo 2019-2021), operó una nueva ofensiva contra el FPR, pretendiendo asesinar a dirigentes de la organización y desmantelar el trabajo de masas en la Región Oriente de Morelos, coberturado por la alianza que pactó con el Gobierno Estatal de Cuauhtémoc Blanco (del PES-Morena) y el Gobierno Federal de López Obrador, este último no solo ha garantizado protección e impunidad a los “Pimentel”, también les entregó casi 200 millones de pesos de SEDATU, del Programa de Mejoramiento Urbano para “obras” de desarrollo urbano en 2019, y hasta fue, personalmente, a respaldarlo dos veces en menos de un año al Municipio de Ayala. El discurso de López Obrador en esos eventos fue de criminalización de las organizaciones sociales, y en particular de descalificación a los que nos oponemos al Proyecto Integral Morelos, discurso reaccionario que allanó el camino para el asesinato del compañero Samir Flores en Amilcingo, Morelos, sin que a la fecha haya un solo detenido por ese crimen. A cambio el Presidente López Obrador ha obtenido de la Familia Pimentel y otras familias mafiosas como “Los Plascencia” el apoyo a la 4T, y en particular el apoyo para continuar con el Proyecto Integral Morelos (PIM), que para el caso del Municipio de Ayala implica operar el despojo del agua del Rio Cuautla para llevarla mediante un acueducto (con la conexión del tubo a la altura de la comunidad de Apatlaco) a la Termoeléctrica en Huexca, Morelos.

A 6 años del asesinato de nuestro Camarada Gustavo, los hechos muestran que ha sido otro crimen de Estado, en el que están involucrados el crimen organizado, los tres niveles de gobierno y los intereses de la oligarquía, y que la verdadera justicia solo podrá garantizarla la organización y lucha del proletariado y masas populares, que levantados en revolución proletaria barran con el actual orden capitalista.

Esa será la verdadera justicia para Gustavo, que deberá pasar por el implacable castigo a sus asesinos materiales e intelectuales y a sus aliados.

Posts Recientes