Posts Destacados 

Antes héroes, ahora despedidos: La crisis en el sistema de salud de Oaxaca


El 15 de septiembre se dio a conocer que los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) notificó a más de 2 mil 100 trabajadores que ya no serían recontratados para laborar en los diferentes hospitales y áreas de la dependencia. Este hecho generó inmediatamente movilizaciones por parte de los trabajadores eventuales en la ciudad y las regiones.



El motivo de la no recontratación según los SSO es la falta de una fuente presupuestal para cubrir los salarios de dichos trabajadores que incluyen personal médico, enfermeros, paramédicos, camilleros, trabajadores sociales, químicos, psicólogos, personal de mantenimiento y demás que laboraban en diferentes hospitales y áreas de la institución.


Al mismo tiempo el recorte presupuestal incluyó dejar de dotar medicamentos para niños con cáncer de la entidad, hecho que generó molestia y movilización de los padres de familia que incluso dieron una conferencia de prensa la semana pasada.


En los Servicios de Salud de Oaxaca existen trabajadores: de base, base confianza, formalizados, regularizados, eventuales, contrato y contrato confianza. De ellos los que gozan de estabilidad laboral son los trabajadores de base, el resto tiene contratos que no contemplan derechos laborales adquiridos por antigüedad. Los formalizados y regularizados son figuras inventadas durante el panismo pero no tienen los mismos derechos que los de base por lo que tampoco tienen certeza laboral.


Las contrataciones se realizan a través de programas como el AFASPE, FASSA, INSABI este último siendo federal. Del Programa FASSA el gobierno federal aporta un 70% y el gobierno del estado 30%, en el caso del programa AFASPE es recurso directo que llega de la federación para administración local.


Con las reformas al sector salud en general existen contratos de 6 meses, 3 meses y un mes. En un primer momento se habló de despidos de trabajadores, pero en realidad lo que paso fue que dejaron de contratar personal, el caso se torna grave porque de los 2 mil 100 trabajadores sin renovación contractual hay trabajadores que han laborado de 5, 10 y hasta 15 años con la dependencia.


Para la contratación de personal los SSO no emiten convocatoria, y existen dos tipos de contratos, el primero es el contrato patronal, es decir los hospitales y áreas solicitan personal que la dependencia debe dotar de manera directa. El otro caso es el contrato sindical, es cuando la dependencia de salud pide al sindicato proponer a trabajadores para su contratación, hecho que se ha prestado para beneficiar a familiares y amigos de los dirigentes sindicales en vez de darle certeza laboral a los que tienen mayor antigüedad.


¿Cómo se generó la deuda?

La situación que vive el sistema de salud en Oaxaca es grave y viene desde los tiempos de Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué siendo gobernadores, se generó un déficit presupuestal y deudas a otras instituciones que asciende actualmente a 9 mil 440 millones de pesos como lo refirió en comparecencia el secretario Juan Carlos Márquez Heine ante la Cámara de Diputados.

Las deudas de los SSO son principalmente a terceros como el ISSSTE, FOVISSSTE, SAR y SAT, es decir, impuestos y cuotas para la estabilidad laboral, jubilaciones y pensiones de los trabajadores, dichos pagos no se realizaron por parte de la institución; otra parte de la deuda es a terceros que dotan de material, equipo médico y servicios a la institución.


Las autoridades sanitarias han argumentado que dichos recursos se utilizaron para necesidades urgentes como contratación de personal, dotación de material y equipo médico; hecho que contrasta con la realidad de los Servicios de Salud en Oaxaca pues las comunidades, autoridades municipales y organizaciones constantemente se han manifestado ante la falta de personal, medicamento y equipo de salud, más ahora con la pandemia.


La movilización de los trabajadores de salud desnuda la corrupción y las denuncias públicas sobre el manejo de la dependencia como caja chica de los gobiernos de Ulises Ruiz, Gabino Cué y ahora Alejandro Murat.

Resulta imposible que esta situación no la conocieran los diferentes secretarios de salud que han pasado por la dependencia y los líderes del SNTSA que es el sindicato mayoritario en la entidad. Administraron los recursos que llegaban de la federación y cumplían con los mínimos requerimientos para no hacer estallar la crisis en el sector salud.


Para el caso debe haber una investigación a fondo que lleve a la cárcel a los desfalcadores del sector salud.


Los trabajadores que hoy están en la calle con justa razón han mostrado su descontento contra Mario Felix Pacheco secretario del SNTSA Sección 35 quien ha querido ponerse al frente de la demanda de los trabajadores eventuales, pues como sindicato han prometido eternamente la certeza laboral y volverlos trabajadores de base. Si se mira con lupa los hechos de corrupción tocan al sindicato, ya que muchas de las propuestas tanto de la dependencia como del sindicato han sido personal que no labora, pero si cobra, es decir mantienen aviadores que en los pasillos de los hospitales no se les ve jamás.


El sindicato en este momento solo está asumiendo la defensa de los formalizados y regularizados dejando fuera al resto de los eventuales. Pues ante la orden del INSABI de regularizar la situación laboral en Oaxaca, es decir, no reconocer a los trabajadores eventuales se lavan las manos diciendo que no son trabajadores de base por tanto no los pueden defender. Una parte de los trabajadores lo desconoce como interlocutor, mientras que como sindicato han desconocido al titular de los SSO Juan Carlos Márquez Heine.


Al momento, y ante la movilización de los trabajadores durante la llegada del Presidente de la República a Oaxaca se ha planteado una mesa de alto nivel con los titulares del sector salud a nivel nacional y el gobierno del estado.


La re contratación del personal de salud, pasa necesariamente por la movilización y unidad de los trabajadores eventuales de los distintos niveles, pero también por la necesidad de organizarse independientemente, tomando acuerdos en asambleas dónde se rijan bajo los principios democráticos del sindicalismo.

Posts Recientes