Posts Destacados 

El agua como mercancía



En casi todas las leyes del mundo sobre el acceso, saneamiento, y uso del agua se reconoce a este vital liquido como un derecho humano, pero hace unos días los especuladores dijeron “ya no más”, e introdujeron al agua como una de las nuevas cotizaciones en Wall Street, con lo que ahora tendrá el mismo fin como el de cualquier otra mercancía.

El pasado 7 de diciembre se tomó la determinación de que el agua pase a cotizarse en la bolsa de valores en Wall Street. En concreto, el índice Nasdaq Veles California Wáter, que basa su precio en la disponibilidad de recursos hídricos de las cinco principales cuencas fluviales de California, podrá usarse como referencia para firmar futuros contratos de agua, aunque el mismo ya existe desde 2018.


Claro que podrá decirse que el agua siempre ha sido una mercancía y que solo se considera un derecho cuando se trata del agua para consumo humano, que también tiene un precio, como pasa con otras mercancías, el problema aquí es que la bolsa neoyorquina basa su funcionamiento, como todas las demás bolsas de valores, en especulaciones financieras, es decir, en fluctuaciones en consideración al número de bonos que se muevan, por lo que el precio del agua estará basado en esa especulación.




Esta determinación va dirigida a la eliminación de los subsidios del agua para consumo humano, que ya de por sí, se han estado achicando, por ejemplo, en la Ciudad de México el subsidio se determina en razón del consumo, pues si en una toma se registra un consumo de 14 metros cúbicos, el costo por metro cubico es de 14 pesos, pero si el registro marca un consumo de 30 metros cúbicos entonces el costo se eleva a 25 pesos por metro cubico; así pues, solo están subsidiados los bajos consumos. Recordemos que la OMS recomienda que una persona use 100 litros de agua al día, para satisfacer sus necesidades tanto de consumo como de higiene.


Así pues, el derecho humano al agua sufre un golpe muy severo con la bursatilización del agua, por lo que se hace necesario organizar un amplio movimiento, que enarbole la lucha para defender al agua como derecho humano, no solo para enmarcarlo en las leyes pues existe ya como enunciado.


El agua es esencial para la vida, meterla a la canasta del mercado solo acrecentara los conflictos por obtenerla, su abastecimiento debe garantizarse, y no debe convertirse en mercancía, esta debe ser un derecho.


Posts Recientes