Posts Destacados 

El espejismo salarial de la 4T en el sector educativo


En el marco de la crisis económica que cada día acelera sus efectos sobre la espalda de los trabajadores, en un país donde el índice de precios de la canasta básica aumentó en 8.07% y la canasta de alimentos subió en 13.4% hasta marzo de este año, el pasado 16 de mayo, desde el púlpito presidencial, se desglosó el aumento salarial al magisterio, aumento salarial, gracias a la “buena voluntad y buen deseo” del presidente, así lo expresó la titular de la Secretaría de Educación.

El incremento salarial se da en rubros. El general de 3.5% directo al salario y 1.8% a prestaciones; otro escalonado de 3%, 2% y 1 % adicionales a quienes ganan menos. La “Estrategia para el fortalecimiento al salario del sector educativo” consiste en otorgar incrementos salariales diferenciados. A los trabajadores que ganan menos de 20 mil pesos mensuales se les divide para recibir los siguientes incrementos: La narrativa populista genera gran expectativa entre el sector amlover de los trabajadores de la educación, pero es obligación del magisterio democrático lanzar las alertas y evidenciar que la narrativa populista es tal cual, narrativa. Pues hay algunos factores que complican la percepción real del salario en la vida del trabajador.

• El anuncio se focaliza en los incrementos nominales, no en los reales, es decir, los aumentos a los que se les descuenta la inflación, la cual se proyecta, llegará al 10% en este 2022. Por tanto, el mayor aumento posible no alcanza a compensar la pérdida del poder adquisitivo. Los aumentos salariales, en todos los casos, en unos más que otros, no compensan la disminución de los salarios reales.

• De acuerdo a lo explicado por el titular de la Secretaría de Hacienda, el incremento en realidad solo alcanzaría a beneficiar a los compañeros que ganan salarios menores a los 12 mil pesos mensuales, profundizando las brechas salariales. Lo anterior, violentando la premisa constitucional -en el apartado al trabajo- que establece que “para trabajo igual debe corresponder salario igual sin tener en cuenta sexo y nacionalidad”.

• La retórica gubernamental oculta lo evidente: los aumentos son raquíticos, no compensa la caída real de los ingresos docentes, pero se presenta como un acto de justicia, cuando en realidad, es como le hemos sostenido desde su llegada: el continuismo de la política neoliberal de los gobiernos anteriores.

• Los trabajadores de la educación estamos obligados a desenmascarar el carácter populista de “La estrategia para el fortalecimiento al salario del sector educativo”, pues bajo el rostro benefactor de la 4T se siguen consumando las políticas neoliberales que el PRI, el PAN y el PRD -y demás partidos de la burguesía- no lograron imponer.

• Nuestro camino sigue siendo la reorganización de la CNTE, recuperar su papel histórico de lucha y combate por la defensa de los derechos de los trabajadores de la educación y del movimiento popular.



Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow