Posts Destacados 

La reforma a la Ley de Seguridad Nacional y a Banxico, ¿a quién benefician?

En diciembre de 2020, el régimen de la 4T aprobó en el Senado la reforma a la Ley de Seguridad Nacional, con diversas adiciones propuestas por el Presidente de la Republica, pasando a la Cámara de Diputados Federal; la reforma establece la definición de agentes extranjeros: son “funcionarios extranjeros que en sus países de origen ejercen funciones policiales, de inspección o de supervisión de las leyes…”; establece que“…las embajadas y misiones extranjeras…deberán informar a las autoridades…los hechos de que tengan conocimiento…y que contribuyan a preservar la Seguridad Nacional; Asimismo, que “…los agentes extranjeros podrán ser autorizados para internarse temporalmente en territorio nacional para el intercambio de información, en el marco de los convenios y programas de cooperación bilateral...”; que ”…La Secretaría de Relaciones Exteriores, previo acuerdo con la SSPC, la SEDENA y de Marina, resolverá sobre la acreditación y la circunscripción territorial del agente extranjero, aplicando…el principio de reciprocidad bilateral”. Además de que “…los servidores públicos de las entidades federativas, de los municipios y de las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, entreguen, por escrito, a las autoridades correspondientes… información de reuniones, intercambio de información, llamadas telefónicas o comunicaciones que sostengan con los agentes extranjeros”. Finalmente, “se les autoriza portar las armas de fuego que, en su caso, les autorice la SEDENA”.


Aun cuando la justificación de esta reforma es que “regulará las actividades de agentes extranjeros en el país, propiciando el intercambio de información en materia de seguridad nacional”, en realidad es una reforma a la medida, que beneficia a la cúpula mafiosa de las Fuerzas Armadas, y a sus socios en el crimen organizado, buscando un mayor control de la información y de la operatividad de agentes internos y del extranjero en territorio nacional, teniendo en sus manos a quien darle impunidad, o a quienes ajustarle cuentas, según sea el caso, y en específico, busca evitar “sorpresas desagradables” como la pasada detención del narco General Cienfuegos, al mismo tiempo, mantiene intacta la dominación de EE.UU., sobre México, establecida formalmente en los convenios de colaboración firmados en regímenes pasados.

En tanto, la reforma a la Ley del Banco de México (Banxico), en materia de captación de divisas, aprobada por el Senado el 9 de diciembre, y que pasó a la Cámara de Diputados Federal, fue pospuesta para su aprobación para febrero de 2021; esta reforma establece la modificación de los artículos 20 y 34 de dicha ley, y adiciona los artículos 20 Bis y 20 Ter., Mientras el artículo 20 (vigente) de la ley establece que solamente “los billetes y las monedas metálicas extranjeras” forman parte de la reserva internacional; la adición de un artículo 20 Bis, busca establecer que “…los recursos captados por bancos mexicanos que no puedan ser colocados en el mercado interno o ser repatriados, ya sea porque no suscriben un contrato de corresponsalía o porque les fue cancelado, o si el banco corresponsal impone restricciones de monto, podrán ser comprados por el Banxico para incorporarlos a la reserva internacional…”, también adiciona el artículo 20 Ter, “…para establecer el procedimiento de compra de divisas y las obligaciones de las instituciones de crédito”.

En lo general, la iniciativa está hecha a la medida del sector de la oligarquía financiera vinculado a la 4T, inclusive se llegó a afirmar que, específicamente, beneficia al oligarca Salinas Pliego y su grupo económico, quienes tienen problemas para el manejo de divisas, específicamente dólares, de sus negocios en EE.UU., y que con dicha reforma se facilita la venta de estas al Banxico para “reservas internacionales”, lo cierto, es que otro sector oligárquico, el vinculado a los anteriores regímenes y enquistado en Banxico, que en lo inmediato no tendría beneficios con esta reforma, y teme que esta pueda afectarle, presionó para mandar a la congeladora dicha reforma, logrando hacerlo hasta febrero de 2021. Además de los beneficios inmediatos, la reforma serviría para el lavado de dinero, esto según declaraciones del sector de la oligarquía vinculado a los regímenes anteriores, y que precisamente, son los que más experiencia en lavado de dinero tienen, acumulados en sexenios pasados, y al parecer, tampoco están de acuerdo en que cambien las reglas de “lavado” de dinero con las que ha venido funcionando el sistema financiero. Esta reforma con la de Seguridad Nacional, son preservar un régimen delincuencial en el país.

Posts Recientes