Posts Destacados 

Las jóvenes nos incorporamos a aprender los oficios, engranaje importante en el desarrollo social




Oficio es el trabajo habitual que realiza un individuo, especialmente referido a la destreza manual o esfuerzo físico, como medio para ganarse la vida. Esa es la definición que podemos encontrar, sobre los oficios, pero también nos topamos con que debemos elegir una carrera profesional por encima de un oficio, y sobre todo si eres mujer.

La mujer ha incursionado desde épocas inmemoriales en los oficios, no fue sino hasta que el sistema, voraz y rapaz, despojó a estos de sus virtudes hacia los ojos de la sociedad, que pasaron a un papel secundario, trayendo como consecuencia, el alejamiento de la mujer de ellos y precarizando el pago por estos.

En el estado de Oaxaca, la UJRM ha impulsado, a raíz de la pandemia, cursos locales de oficios, que, aunque van dirigidos a la juventud en general, han acercado más compañeras jóvenes, siendo esto un elemento de análisis muy importante, ya que los oficios son elemento fundamental para el engranaje de esta sociedad, y, evidentemente, la mujer en los oficios, también lo es.

Nosotras, las mujeres jóvenes, entendemos que no es sino el trabajo colectivo lo que va a lograr mejorar desde nuestras condiciones de vida, hasta cómo adquirimos ciertos conocimientos para incorporarnos con nuestros oficios en el ámbito económico y laboral.

La panadería, carpintería, sastrería, electricidad, etc., son necesarios para las personas, a pesar de que en el país han disminuido los talleres que enseñan a los jóvenes y niñas sobre ellos y que por ser “oficios” ha caído la remuneración de estos, todavía pugnamos por dominar estas áreas y compartimentar con comunidades, grupos y sectores de la sociedad, para desarrollar un poco más la comunalidad y colectividad laboral, desde la organización.

La mujer en México se introduce al sector laborar desde muy temprana edad, muchas veces a trabajos informales mal pagados; nosotras consideramos que deben existir más espacios y más presupuesto para poder impartir cursos y talleres de oficios, que vayan dirigidos no solo a enseñar el oficio sino también a crear pequeñas, medianas y hasta grandes cooperativas populares para resolver cierta demanda de trabajo; por tal motivo creamos un grupo que logre, poco a poco, enseñar los oficios a las mujeres jóvenes. Estos esfuerzos los desarrollamos para incidir en sectores de desocupados y no quedarse solo en la enseñanza de oficios y las cooperativas, sino en la lucha porque los trabajadores se adueñen de los medios de producción y desde su Estado proletario construyan el socialismo.


Posts Recientes