Posts Destacados 

Los jornaleros de San Quintín pararon

Se cumplirán 6 años de la histórica huelga de los proletarios del campo en San Quintín, Baja California. Pero tanto en el fondo de la extrema explotación y jugosas ganancias en la plusvalía de lo cosechado, como en la forma en que se han intentado paliar y mediatizar la resistencia de los jornaleros, las condiciones se mantienen. San Quintín es una próspera región agrícola donde se siembran hortalizas y otros cultivos principalmente para la exportación. Aquí los salarios son de hambre, aprovechándose de que la mayor parte de la fuerza de trabajo es migrante y de pueblos originarios; los jornaleros no tienen seguro social ni prestaciones. Los patrones utilizan la figura de “salario integrado”, que supuestamente incluye en cada pago diario lo proporcional a vacaciones y aguinaldo, pero los deja sin indemnización cuando son despedidos. Hoy, las demandas de la huelga del 2015 siguen vigentes y las esperanzas en la 4T solo demagogia, una muestra de ello fue el paro laboral este 7 de enero pasado de los jornaleros en la empresa SM Invernaderos por el retraso (“jineteo”) en el pago de salarios a más de 700 obreros desde hace meses. En este centro de explotación se les adeudaba al momento del paro, dos semanas y media y aguinaldos, a lo que se agregan las condiciones antihigiénicas y la falta de protección ante el Covid-19. El Paro de Labores de los obreros del campo y la solidaridad de los choferes de camiones que los transportan logró una mesa de negociación donde la patronal se comprometió a pagar los adeudos en dos días. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social dice estar “vigilante” del acuerdo, pero los funcionarios de la 4T nada hicieron ante las denuncias que estuvieron realizando los jornaleros meses atrás. A estas arbitrariedades se suma la fijación del salario profesional para jornaleros en 160.19 pesos por jornada, casi la mitad de los 300 pesos diarios exigidos en la huelga del 2015. Incluso estos 160 pesos están muy debajo del promedio de la media para trabajadores en el IMSS, sin contar que el trabajo en el campo es esencial y las jornadas agotadoras. La 4T presume el incremento de salarios, pero la realidad demuestra que no son sino palabras huecas, porque las ganancias de los monopolios de la agroindustria se mantienen y la superexplotación sigue. Más temprano que tarde, el proletariado agrícola estará reorganizándose para estallar de nuevo en huelga general para ser escuchados. Así se demuestra con el paro del 7 de enero pasado.

Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
  • Frente Popular Revolucionario
  • fprmx
  • fpr_mx
  • Frente Popular Revolucionario