Posts Destacados 

Métodos de agitación y de propaganda entre las mujeres

Métodos de agitación y de propaganda entre las mujeres



La educación comunista de las grandes masas femeninas del proletariado y el fortalecimiento de la formación de cuadros fueron algunas de las resoluciones del Tercer Congreso de la Internacional Comunista, el éxito de la realización dependía de la asimilación del principio fundamental del trabajo con las mujeres, “La agitación y propaganda por medio de los hechos”.

Órganos de acción y no solamente de propaganda oral.

Entre las mujeres proletarias, la agitación por medio de hechos se materializaba en las acciones para despertar la iniciativa de la obrera, para destruir su falta de confianza en sus propias fuerzas y, movilizándolas en el trabajo práctico en el dominio de la organización y de la lucha, enseñarles a comprender por medio de la realidad que toda conquista del Partido Comunista, toda acción contra la explotación capitalista, es un progreso que alivia la situación de la mujer.

Por ejemplo, en la Rusia de los soviets, la obrera, la campesina, el ama de casa y la empleada, estaban llamadas a participar activamente en todas las organizaciones, comenzando por el ejército y la milicia y terminando por todas las instituciones que tienden a la liberación de la mujer: alimentación pública, educación social, protección de la maternidad. Respecto a la recuperación económica, las mujeres participaban en todas las campañas políticas, económicas o morales emprendidas por el Partido Comunista.

En los países capitalistas, la Internacional orientó a los partidos comunistas movilizar a la obrera en las huelgas, en las manifestaciones y en la insurrección en todas sus formas, para que las mujeres templaran y elevaran la voluntad y la conciencia revolucionaria en el trabajo político, en la ilegalidad y en la organización del trabajo colectivo. De esta manera las simpatizantes, aprenderían la utilidad del trabajo voluntario y la relevancia de su militancia en el Partido.

Ampliar el trabajo a las mujeres socialmente explotadas y sometidas.

Los órganos de propaganda con las mujeres dependientes de los partidos comunistas debían ampliar su actividad a categorías cada vez más numerosas de mujeres socialmente explotadas y sometidas en los países capitalistas. En los estados soviéticos, el objetivo principal era liberar su espíritu encadenado por supersticiones y resabios del antiguo orden social. No había que escatimar en la preocupación y atención a todas las necesidades y todos los sufrimientos, todos los intereses y las reivindicaciones mediante las cuales las mujeres tomarán conciencia de que el capitalismo tiene que ser destruido por ser su enemigo mortal y que es preciso allanar los caminos hacia el comunismo, su liberador.

De la práctica a la acción, al reconocimiento del ideal del comunismo y de sus principios teóricos.

La agitación y propaganda metódica por medio de la palabra se tradujo en organizar reuniones en los centros de trabajo y reuniones públicas dirigidas a las masas de mujeres sin Partido, desorganizadas, fuera para las obreras y empleadas de las diferentes ramas de la industria o para las amas de casa y para las trabajadoras de todo tipo, por barrios, sectores de la ciudad, etc. La construcción de la dictadura del proletariado probó al Partido Comunista en la Unión Soviética, fue considerable su éxito en la organización de las mujeres, en las instancias comunistas de los sindicatos, de las asociaciones obreras, de las cooperativas, contaban con al menos un organizador y agitador especial, la consigna buscaba que las obreras fueran elegidas en los consejos de industria, en todos los organismos encargados de la administración, del control y de la dirección de la producción. Las secciones destacaban a mujeres comunistas de confianza en las industrias, ubicándolas como obreras o como empleadas en los lugares donde trabajaba un gran número de mujeres, las camaradas eran enviadas a las grandes circunscripciones y centros proletarios, participaban de las discusiones en las reuniones de los partidos hostiles al comunismo.

La propaganda y la agitación por medio de las reuniones y de otras instituciones similares se complementaba con una agitación metódica y prolongada llevada a cabo en los hogares. Toda comunista encargada de esta tarea visitaba a lo sumo diez mujeres en su domicilio, al menos una vez por semana y ante cada acción importante de los partidos comunistas y las masas proletarias. Las secciones creaban y difundían una literatura sencilla y adecuada, folletos y volantes tendentes a exhortar y a agrupar a las fuerzas femeninas. Con los sindicatos, las secciones se relacionaban mediante sus representantes o sus organizadores, designados por la instancia comunista del sindicato, éstos realizaban el trabajo bajo la dirección de las secciones.

Elevar el nivel ideológico de la militancia comunista para hacer frente a los elementos hostiles.

A fin de profundizar la conciencia y de templar la voluntad de las comunistas y de las mujeres trabajadoras que despiertan a la actividad, las secciones les invitaban a los cursos, y discusiones del Partido. Solamente en casos de excepción organizaban cursos separados, sesiones de lectura y de discusión únicamente para obreras. Para desarrollar el espíritu de camaradería, no crearon cursos y escuelas especiales para las mujeres comunistas porque en cada escuela del Partido había obligatoriamente un curso sobre los métodos del trabajo con las mujeres.


Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
  • Frente Popular Revolucionario
  • fprmx
  • fpr_mx
  • Frente Popular Revolucionario