Posts Destacados 

Murat en gira electoral y Oaxaca arde en crisis política y social




La figura de Alejandro Murat en estos últimos meses lo han proyectado a nivel estatal y nacional, lo podemos ver en revistas de sociales, en entrevistas nacionales, hablando de la Guelaguetza, en espectaculares en la Ciudad de México; el “cachorro” cómo se le conoce en Oaxaca, está en plena campaña electoral rumbo al 2024 para ser abanderado del PRI.


La gente en Oaxaca se pregunta, con qué dinero se hace esta espectacular campaña, cuando a los pueblos se les dice que ya no hay recursos para obras sociales. Vivimos una depresión económica, nuestras economías familiares no mejoran, pero el señor gobernador está preocupado por saquear más al pueblo antes de irse y a futuro.


Desde los reflectores se ha presentado el “Modelo Oaxaca” como una fórmula mágica que sacó adelante a la entidad, presumiendo un “alto” índice de crecimiento económico, la gobernabilidad y consenso con las fuerzas política. Pero el “milagro oaxaqueño” que se ha difundido no es más que pura falacia, basta con echar una mirada al periférico de la ciudad y se darán cuenta a que nos referimos.


Por hacer algunas referencias, podemos comentar la falta de planificación de obras públicas que tienen a media ciudad bloqueada, las primeras lluvias ahondaron los baches, el Citybus es un chiste y la remodelación en Símbolos Patrios representa el monumento a la corrupción de la actual administración.


Desde diciembre pasado, en Oaxaca incrementaron de manera generalizada el costo de una serie de productos de la canasta básica, la tortilla de 18 pesos paso entre 20 y 22 pesos, dependiendo de la zona, lo mismo sucedió con el huevo, cebolla, el frijol, el aguacate, el limón, harinas, aceites de cocina y otros productos; esto de acuerdo al Índice Nacional de Precios del Consumidor, que en general observaron un incremento de precios en 7.88%, lo que en Oaxaca repercutió en un 10.2% en niveles de inflación. Es decir, que todo subió de precio y el salario tiene menos valor adquisitivo, para contener la inflación no se observó ninguna medida por parte del gobierno de la entidad.

En materia de seguridad, de enero a mayo de este año, la entidad acumula un total de 385 entre homicidios y feminicidios, 18 secuestros denunciados y un sin número de delitos menores, según reporta la Fiscalía General del Estado de Oaxaca en su página oficial. En varias ocasiones policías estatales han denunciado públicamente que el gobierno del estado no les dota de equipo y material para su labor de seguridad, y notaron un desmantelamiento sistemático de esa institución. Y el paramilitarismo actúa, como delincuencia organizada, pero sobre todo como brazo armado de la burguesía local, como ejecutor de asesinatos y desapariciones, para contener y destruir las luchas populares, para imponer sus proyectos extractivistas y mantener sus cacicazgos políticos.

Los conflictos entre comunidades se mantienen de manera recurrente, el ejemplo quizá mas certero de la política de gobernabilidad de Murat lo podemos observar en la zona Triqui. Durante toda esta administración se ha administrado el conflicto e incluso se ha incentivado cuando ha convenido a sus intereses, por un lado, llaman al diálogo, pero por el otro atizan el conflicto con el fin de socavar y dividir aún más la resistencia indígena con el fin de acceder a los recursos naturales de la región.

En materia de justicia Oaxaca ha brillado por diferentes casos como: por la agresión a la saxofonista Elena Ríos, la desaparición y asesinato de la activista Claudia Uruchurtu, los periodistas asesinados como Heber López en Salina Cruz, el caso de Sol y los 34 feminicidios tan solo de este año y los asesinatos a defensores y dirigentes sociales, tal es el caso de Fidel Heras y Tomás Martínez. De todos estos casos en ninguno hay avances en las investigaciones, entre el tortuguismo de la fiscalía y el papel gris y clientelar del Tribunal de Justicia, en Oaxaca no hay ni verdad ni justicia.

Todos estos hechos mantienen a la capital en constantes manifestaciones, que en realidad son producto de la falta respuestas favorables a las masas trabajadoras, es por ello que mantenemos una actitud crítica hacia la actual administración en tanto que la publicidad contrasta en demasía con la realidad que se vive en la entidad.

La inflación, el alza de los energéticos y la guerra en Ucrania, como fenómenos mundiales tiene sus implicaciones en Oaxaca y la burguesía local descarga sobre la existencia del pueblo empobrecido sus consecuencias, por eso es necesario que los trabajadores y los pueblos se organicen para generar nuevos escenarios que logren cambiar nuestra condiciones de vida, estudio y trabajo.


Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow