Posts Destacados 

Se expresa una crisis en el campo mexicano que esta llevando a la crisis alimentaria



México enfrenta un riesgo real de hambruna en distintos municipios del territorio. Los altos precios de insumos (especialmente fertilizantes, combustibles y granos); la pérdida anticipada de cultivos por las olas de calor o la disminución de producción por falta de abono para la tierra; la inflación creciendo en productos que acorta la capacidad de gasto de los hogares, y la inseguridad, todo esto está creando las condiciones en el país para que enfrente una de las peores crisis de su historia.

Solucionarlo no es fácil. A los factores internos se suman los externos: la guerra en Ucrania y la crisis que ha generado en alimentos e insumos; el Covid-19 que continúa deteniendo la cadena de suministros; y México necesita importar 50% de los fertilizantes que se han encarecido, lo mismo que importar granos. El plan que presentó esta semana el equipo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, con la intención de detener la inflación, no será suficiente.

Sin suficientes granos, ni cosechas para el autoconsumo, y los pronósticos de clima adverso, el panorama es preocupante en por lo menos 60% del territorio.

Esta situación afecta a toda la población de México puesto que el acceso a los alimentos se vuelve más difícil debido a los altos costos, puesto que en primer lugar no se ha dado un aumento de salarios generalizado y donde lo ha habido no se equiparan a los niveles de inflación lo que deja a millones de trabajadores sin un nivel adquisitivo suficiente, de igual forma en lugar de incentivarse al campo mexicano de forma efectiva, se mantiene una dependencia grande a las importaciones, además de que el Estado no asegura un mercado justo para los productos del pequeño campesino, en ésta dinámica neoliberal, el Gobierno de la 4T, títere de la oligarquía, no busca hacer frente al problema, no tiene una estrategia integral para el campo a favor de los campesinos pobres, ya se ha demostrado la inutilidad de programas como Sembrando Vida o el Crédito a la Palabra en términos de una seguridad en cuanto al acceso al mercado para la venta.

Esto no solo derivará en problemas para el campesinado, sino que ya se está proyectando como una crisis alimentaria general.

Es tarea de nuestro Partido estar también junto al campesinado para elevar las necesidades reales a consignas concretas que puedan agitar a una postura contra el sistema actual que nos está haciendo pagar los costos de la crisis general del capitalismo.
Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow